En noviembre de 2014, Narconon Argo se unió a otros seis Centros Narconon en Italia, un país duramente golpeado por los problemas con el abuso de las drogas y adicciones.

En un escenario perfecto para aquellos que quieren empezar de nuevo en la vida, el Centro está situado en un pacífico y rústico lugar localizado en una pequeña villa en el centro de Borgorose en Italia Central.

A la gran apertura asistieron dignatarios locales incluyendo al alcalde de Borgorose, quien anunció al pueblo que el centro trabajaría para salvar las vidas arruinadas por la adicción a las drogas, así como el Padre Nazzareno, un clérigo local de la iglesia Católica, quien oficialmente bendijo el centro y ofreció una oración para los estudiantes y personal.

Narconon Argo fue cálidamente recibido por la comunidad como una fuerza para un cambio positivo.